Autora: Maily Sequera sábado, 27 de octubre de 2012




La miseria me cerca. Es inevitable. El dinero que me dan por mi trabajo no alcanza para nada y para lo que paga, no lo necesito. París se quema, se quema París. Ayer. Ya no más. No habrá otro Viernes Negro que me vengue. La vida que pensé tener es una fantasía insostenible. No quiero ser la contra. Juro que ya no importa, que no quiero ser la contra, que soy cobarde, que no sé escribir, que esto no es crónica periodística, no es prosa, no es poesía, que esto es insostenible. La miseria me ha devorado y no sirvo para nada. No soy la voz de nadie. No te identifiques. No te alces en nombre de una idea que nadie va a defender. Recuerda que no me conoces, que no sabes quién soy, cómo vivo, mis pecados, todo lo que me condena, me señala y me anula. Recuerda que no estoy calificada sino para aceptar la amenaza de un coñazo que nos va a llegar. Nos va a llegar. Mejor callarme la boquita, como ellos, quienes te mandan a gritar, quienes están calmados en su butaca, con su café, su tortilla de huevos, sus lejanos hijos visados de estudiantes, sus cachifas, y levantan su ejercitados culos cincuentones para ir a la oficina a recaer en la orgía opinativa, a escribirnos, a decirnos que gritemos. Nosotros, que ellos no pueden. Nosotros con ellas, sus cachifas, a las que se refieren editorialmente como amas de casa. Hipócritas. Todavía no entienden. El aire acondicionado les congeló el alma, les llenó de ácaros el cerebro. Ya no me importa lo que tengan que decirme. No les creo. Bocaranda, el Arquitecto de los Sueños me ha dicho más verdades que tú. Y estoy viva. Cuando escribo, estoy viva. Y a cambio de ese lujo yo dejo acá mi funcionalidad, mi normalidad y mi cordura. El resto del tiempo estoy ocupada en tener miedo, en no ser yo. Porque ya no sé mentir, porque prefiero callarme, porque hablo muy mal o muy torpe y abandono y huyo. Que me conformo y voy salvando lo rescatable: el corazón -que ni siquiera es el amor propio, son los míos- y si no se puede, ya no lloro ni me quejo ni grito que la miseria me ha cercado inevitablemente sino que me conformo, me nublo, voy a lo siguiente. Que aquí se puede con una tragedia o un deseo a la vez. Que nos rifamos los Cristos. Agradezca, apriete, me dicen. Pero no soy un héroe. No soy Forrest Gump. Forrest Gump no existe. Cuando tu gente se puede morir, te cagas de miedo y te entierras. Lo entregas todo. Te pierdes. Te reduces. Te transformas. Dejas que pase lo que tenga que pasar. Valoras lo invalorable. Jerarquizas. Sacrificas. Sigues. Corres. Corres solo. Los gerentes de la prensa son las perras del Estado. Quieren contar los muertitos como peras y manzanas y luego dejar que se pudran de olvido. No seguiré asistiendo a sus invitaciones: Vamos a aterrorizarnos. Vamos a contarnos. Vamos a irnos. Ya no me importa su juego macabro. Es miserable. A ver qué pasa antes: si se me rompen mis últimos zapatos caros o me matan. Por cierto, una manzana cuesta ya doce bolívares y te dan veinte plátanos por dieciséis. La República Bananera y la madre que los parió. No exagero. Aunque tengo ciudadanía para exagerar, no exagero. Soy el dolor. Soy la visión ajena. Subestimen, desvaloren, redúzcanme pero cuando esté escribiendo #nomejodan. Porque les tengo que decir que ver muerte no es ver sangre. Es evidenciar la inexistencia, la nada, esta paz absurda, detenida y sorteada. Mucho pedir cuando ya no se da nada, hijo. Así fue. Me acuerdo de tiempos mejores pero nadie me cree. Usted no ha visto, me dicen. Pero quién dijo que quería ver. Quién dijo que me iban a dejar ver, empezando y terminando -ya que el espacio que me dejan es una tumba- por ahí.

Fotografía: Envío, de Lorien Sequera.

One Response so far.

  1. Frente a determinado anochecer es preciso disparar las pistolas que llevamos en el miedo, percutarlas, que explotes y en el disparo atroz darnos cuenta que hemos vencido, nadie lo sabe, pero hemos vencido.

Qué y quiénes

Espacio poético y literario, escrito por Susan Urich y Maily Sequera.

Autoras

Seguidores

NO BORRARRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRRR!!!!!
Con la tecnología de Blogger.

- Copyright © mi coño en verso -Metrominimalist- Powered by Blogger - Designed by Johanes Djogan -